La sucia verdad de la industria del huevo

Únete al movimiento abramos las jaulas para ayudar a las gallinas

Yo quiero que en México se eliminen las jaulas en las que las gallinas son confinadas para la producción de huevos; es algo que debe de quedar en el pasado.

Las gallinas son animales muy inteligentes, capaces de experimentar alegría, soledad, frustración, miedo y dolor, al igual que los perros y gatos que viven con nosotros.

Al estar amontonadas en pequeñas jaulas, estas aves padecen estrés, dolor y sufrimiento, no pueden caminar, abrir sus alas ni realizar ningún otro comportamiento propio de su naturaleza.

Es por esto que yo me uno al movimiento para ayudar a las gallinas. Al firmar esta petición, me comprometo a rechazar las jaulas usadas para la producción de huevos y exijo que este sistema se elimine en México.

¡Abramos las jaulas, juntos!

Ellos encontraron sufrimiento animal y el grave riesgo que la industria del huevo y de otros productos de origen animal representan para la salud.

Gallinas son confinadas en pequeñas y sucias jaulas de alambre
durante casi toda su vida.

La producción industrial de huevos les causa un gran sufrimiento a las gallinas. El confinamiento intenso y la falta de higiene en las granjas industriales debilitan su sistema inmunológico y crean un ambiente que favorece la propagación de enfermedades.

Algunos virus de influenza aviar son mucho más letales que el nuevo coronavirus. El H5N1, que actualmente circula en granjas de pollos, tiene una tasa de mortalidad humana de aproximadamente 60%.

En una de las granjas de Huevo Guadalupe, alrededor de 900 gallinas murieron en un solo día. Los trabajadores de la instalación informaron sobre una “gripe” entre las aves.

Gusanos y estiércol justo debajo de los huevos destinados al consumo humano.

Las gallinas son obligadas a vivir en entornos sucios y plagados de enfermedades, rodeadas de ratas y estiércol infestado de gusanos.

Y hay otra realidad a la que tenemos que hacerle frente, las granjas industriales son el foco de cultivo ideal para que algunas enfermedades se propaguen entre los humanos.

Densidades altas de población, mucho estrés, condiciones insalubres y alimentos antinaturales facilitan que los virus crucen especies e infecten a los humanos.


Las gallinas recibieron antibióticos. Algunos huevos tenían manchas azules tras haber sido salpicados con agua que contenía ese medicamento. Pero la producción no se detuvo. La granja siguió enviando huevos a los mercados todos los días.

Esto es un riesgo potencial para la salud pública, ya que quienes consumen estos huevos pueden estar ingiriendo pequeñas dosis de antibióticos, lo cual puede reducir la efectividad de estos medicamentos en el tratamiento de enfermedades.

Las granjas industriales son uno de los principales causantes de la resistencia a los antibióticos, ya que estos son constantemente administrados a los animales, no solo para tratar infecciones sino para hacer posible que sobrevivan a las precarias condiciones de higiene, confinamiento y estrés a las que son sometidos. Más del 70% de los antibióticos en el mundo se usan en animales explotados como alimento.

LO QUE DICEN LOS EXPERTOS

.

ACTÚA AHORA